El plan B de Artur Mas para la consulta soberanista