La pitada al himno en la Copa del Rey reabre el debate entre política y deporte