La pesadilla de las familias españolas atrapadas en Ucrania llega a su fin