Los pequeños accionistas y preferentistas de Bankia, en jaque