Sánchez hace un guiño a los grupos de izquierdas que no gusta a Podemos