La ilusión del gobierno 'in extremis' solo dura una hora