La izquierda intercambia reproches al tiempo en que piensan en otras elecciones