Fracasa la reunión a tres, aunque el PSOE no quiere tirar la toalla