La Ley 25 de emergencia social sale adelante pese a las durísimas críticas