Los okupas de Gracia, contra la prensa: "No somos angelitos, pero tampoco demonios"