Más pompa y el centro de Madrid como escenario, nuevo protocolo que estrena Macri