La nota de USA y el enfado de la Generalitat