A los niños también les preocupa el ébola