El nerviosismo en el tejido empresarial catalán no deja de crecer