La asignatura pendiente de los políticos españoles: Aprender a negociar