El nacionalismo "destructivo" de Aznar levanta ampollas