La defensa de los miembros del Govern en prisión se plantea un cambio de estrategia