El mensaje íntegro del rey Felipe VI