Los medios de comunicación también son objetivo de los independentistas más radicales