Más de medio millón de personas dejó España el año pasado