Los médicos siguen en la trinchera contra los recortes y la privatización del sistema