Rajoy no cambia su estrategia a pesar del negro panorama económico