La ley contempla multas de hasta 30.000 euros por manifestarse ante el Congreso