Un grupo de manifestantes recibe a Blesa con gritos a las puertas del tribunal