Los policías imputados niegan haber recibido regalos de la mafia china