El juez, tras los millones de Bárcenas