Los jueces alemanes también cuestionan la malversación