Katia falleció por no haber sido atendida en la enfermería del Madrid Arena