Jordi Sànchez, candidato a una investidura sin fecha y bloqueada por la CUP