El jefe etarra que dinamitó la tregua de 2006