La investigación deja a Cifuentes sin salida posible