Rajoy defiende la afinidad de intereses con el partido socialista