La investidura vuelve a la casilla de salida