Un instituto de Murcia, desalojado por un fuerte olor