La infanta espera la sentencia en Ginebra