Un dictamen estima en 347.712 euros el dinero del que se habría lucrado la Infanta