La Infanta, en su declaración: “Mi marido y yo no hablamos de negocios en casa”