La Infanta Cristina, en el banquillo más próximo a la prensa en el juicio del caso Nóos