La defensa de la Infanta alega que su imputación sólo sería "por ser quien es"