La corrupción y la independencia catalana, centran los mensajes de Año Nuevo de los presidentes autonómicos