El clan de González, acusado de un quebranto de 25 millones de dólares como mínimo