Los abucheos a Carmena y la ausencia de Aznar devalúan los homenajes a Miguel Ángel Blanco