250 guardias civiles denuncian que han sido obligados a dejar su hotel en Calella tras su participación en el operativo del 1-O