El golpe de autoridad de Sánchez, recibido con sorpresa