El gobierno catalán rechaza avanzar la consulta a 2013 como calcula Junqueras