El Gobierno admite no estar preparado para un apocalipsis zombi