Los gestos sustituyen a las palabras en el Parlamento catalán