El futuro de los duques de Palma, en juego