La deuda del fútbol alcanza los 4.000 millones