Una furgoneta desató una falsa alarma antiterrorista en la Sagrada Familia